Metodologías

Promovemos la comunicación fluida, la entrega continua y la adaptación a los cambios, siguiendo las mejores metodologías ágiles.

Las metodologías ágiles surgen como alternativa al modelo en cascada (waterfall). Involucran al cliente en todo el proceso y dividen el proyecto en múltiples entregas. Permiten detectar cualquier problema o error lo antes posible y adaptarse rápidamente a los cambios. Reducen costes e incrementan la productividad. En Metódico utilizamos Scrum o Kanban, dependiendo del tipo de proyecto y de sus necesidades.

Metodologías ágiles

Scrum

La primera definición del modelo Scrum se realizo en la decada de 1980, fruto del analisis de los principales fabricantes tecnológicos de la época. Una decada después se adaptó a los proyectos de software.

Con Scrum un proyecto se divide en ciclos (iteraciones o sprints) de una o dos semanas, que serán acordados con el cliente. Al finalizar cada ciclo tendremos un entregable para que el cliente lo valide.

La metodología Scrum es una buena opción para nuevos proyectos. Permite ir validando y adaptando el rumbo del proyecto cada una o dos semanas.

Kanban

Se creó inicialmente para mejorar los procesos de fabricación de la industria automotiz y prosteriormente se implemento en el sector del software.

Se basa fundamentalmente en adaptarse a la demanda cambiante del cliente. Permite a un equipo adaptarse a las nuevas prioridades en cuestión de horas o minutos.

La metodología Kanban es ideal para proyectos existentes que estén en fases de mantenimiento, ya que permite cambiar la prioridad de la tareas en cualquier momento y realizar despliegues diarios a producción. Tambien es una metodología muy recomendable para proyectos nuevos que tengan un alto componente de I+D, en los que es muy complicado hacer estimaciones fiables de plazos.